Isabella, la niña «extraterrestre»…

0
2864

Isabella,la niña «extraterrestre»… Junto con su madre dijeron «No» al aborto.

Mi nombre Diana Karolina Caicedo Velásquez, madre del ser de luz hermoso que visitó nuestra tierra. Este es mi testimonio.
Concebida en Abril de 2009 en San Agustín (Huila), lugar en donde viví durante los primeros cuatro meses de embarazo, me trasladé a la ciudad de Bogotá, debido a que en San Agustín presente dos amenazas de aborto y allí no contaban con el equipo médico necesario para tratarme. Al llegar a Bogotá en los controles médicos me informaron que la edad gestacional no correspondía al tamaño de la niña en el útero y fui remitida a ginecología de alto riesgo, para llegar al diagnóstico de un RCIU (retraso en el crecimiento intrauterino), es decir, que para las semanas que tenía de embarazo Isabella era muy pequeña, debido a esto realizaron una junta médica en donde tomaron una ecografía especial y debatieron sobre mi futuro gestacional. De ahí en adelante estuve en constante control médico y en uno de dichos controles recuerdo que mientras todos hablaban en términos clínicos yo estaba embelesada viendo la belleza de ese ser en mi vientre tocándose las orejas, rascándose la nariz y girando como si estuviera en una burbuja, al terminar el examen, me comentan que la mejor solución era interrumpir el embarazo porque no se sabía si la niña iba a nacer con algún retraso o con fallas en su salud, a lo cual respondí con un rotundo NO, lo médicos extrañados solo me dijeron que lo pensara bien que yo era muy joven y podía volver a intentarlo cuando quisiera……. Les dije que independiente de mi edad no tenía el derecho de arrebatar la vida del ser que crecía en mi vientre y a quien veía en el monitor, insistieron en que podía morir incluso en el útero y que eso sería más difícil de superar, a lo que respondí que prefería asumir ese riesgo, que de ser así sabría que hasta allí llegaba su vida pero no iba a cometer un asesinato sabiendo que aún estaba viva.….

Ese día casualmente volví a unirme con la Madre Regina 11 (el último recuerdo que tenía de ella era en un rito de Domingo de Ramos, estaba muy pequeña). Salí de la consulta y el transporte en que me movilizaba cruzó frente a la sede de la calle 13; iba tan triste pensando ¿como un médico podría pensar de esa manera y más en una época donde el aborto es una costumbre en los jóvenes? Sentí unas ganas enormes de bajarme y buscar a la Madrecita para contarle, llegué a un rito de las 5:00 pm, participé del mismo y al final me acerqué al escenario, le conté, ella me pidió que subiera, tocó mi vientre y me pidió que por ningún motivo me practicaran un aborto, que no me preocupara que ella estaría conmigo…. Desde ese día cambio mi vida, asistía con frecuencia al rito de las 5pm y le comentaba todo el tiempo a la Madre lo que me decía mi ginecólogo, quien era el más impactado por el caso.
Seguimos con el tratamiento y sobre la semana 32 inician proceso de maduración pulmonar, a las 35 semanas llegó el día! Nacía mi princesa el 10 de Diciembre de 2009; el día anterior fui hasta la sede y le comenté a la Madre que al día siguiente nacería su “cucarrona”, ella como siempre me tranquilizó bastante y me recordó que estaría conmigo; sobre las 10:10 am había un silencio absoluto en la sala, de repente escuché a los dos ginecólogos que estaban recibiéndola decir: “Bienvenida Isabella”.
Durante dos meses y medio estuvimos en la unidad de cuidados intensivos neonatal debido a que nació de muy bajo peso y talla, pesaba 1100 grs y media 37 cm, al principio tuvimos una serie de complicaciones, ya que adicionalmente se confirma una cardiopatía congénita. Recuerdo que a principio de año de 2010 la Madrecita realizó el primer curso de principiantes del año, al que yo asistiría, al finalizar realizó la levitación, en la mesa donde ella se encontraba colocaron unas fotografías de Isabella; al día siguiente tuve una de las experiencias más sorprendentes de tantas en la Saurología, al llegar a la clínica me dicen los auxiliares de enfermería que en la noche una luz violeta/magenta salía de la incubadora de Isabella, pero que no me preocupara, ellos creyeron que era la lámpara de luz ultravioleta, a lo que acudieron de manera inmediata porque la niña no tenía puestas las gafitas protectoras, pero encontraron la lámpara apagada y concluyeron que era la luz de un bombillo cualquiera…… Yo pregunté la hora en que habían visto la luz reflejada, a lo que respondieron que sobre las siete y media u ocho pm aproximadamente, hora en la que la Madre realizaba la levitación.
Después de dos meses fuimos dadas de alta y remitidas a plan canguro (programa en que los bebés están en permanente contacto piel a piel con su madre para que la misma brinde calor y bienestar al bebé mientras toma el peso y talla ideal para que pueda hacerlo solo), durante todo este periodo teníamos comunicación constante con la Madre telefónicamente y a través del Maestro Armal en ese entonces Leta (a quien aprovecho para agradecer desde mi corazón su acompañamiento permanente en todo este proceso en el antes, durante y después…..). Al finalizar este periodo en vista de la poca ganancia de peso y talla, asociadas al cuadro cardiaco hallado en útero fuimos remitidas a la Fundación Cardioinfantil, con especialistas de todas las ramas en especial cardiología quien determinó que era necesario realizar una cirugía a corazón abierto para ayudar a Isabella con su cuadro cardiaco y con su ganancia de peso pero que sería un proceso muy lento, seguimos asistiendo a los ritos comentándole a la Madrecita, realizándole ritos del corazón y uniéndonos a ella constantemente; en el último control el cardiólogo la remitió de manera inmediata a cirugía bajo el precedente que su peso y talla influían de manera negativa en el proceso, pero que tampoco podía esperar más tiempo; al igual que en su nacimiento me comuniqué con la Madre y le conté lo sucedido a lo que respondió como siempre tranquilizando mi corazón, que ella estaría ahí.

A primera hora del 21 de septiembre de 2010, realizan el procedimiento, tres horas más tarde salió el cirujano a comentarnos que ya había terminado y que la enviarían a la UCI para su recuperación, los primeros días fueron los más delicados, a medida que pasaban los días iniciamos el proceso de extubación pero no resistía sin el ventilador, cuando lo logramos tubo una recaída por una infección muy delicada, en junta médica los profesionales me comentaron que tendrían que colocarle a Isabella un antibiótico muy fuerte y un ventilador de alta frecuencia (aparato que acelera al máximo la frecuencia respiratoria) motivo por el cual debía permanecer sedada y relajada porque su estado era muy delicado, que la primera noche era decisiva, esa noche cuando llegué a mi casa le envié un mensaje mental a la Madre y caí en un sueño profundo. Soñé que la Madre estaba en la UCI, sentada al lado de la camilla acariciando a Isabella de la cabeza hasta los pies, su aura brillaba con tanta fuerza que iluminaba toda la superficie, una sombra negra estaba en la parte de atrás en la cabecera de la cama y cuando intentaba acercarse a ella la luz que proyectaba la Madre brillaba con más fuerza y hacía que esa sombra retrocediera, al día siguiente llegue a la Fundación y al abrir la puerta ví a un sinnúmero de médicos alrededor de la camilla; al entrar todos me miraban sorprendidos diciendo que no entendían que había pasado que había respondido al tratamiento y que se recuperaría pese al concepto de todos. A los tres días fue extubada, respondió positivamente y nos dieron el paso a una habitación, despertó con todas sus funciones neuronales perfectas: balbuceaba, se reía, seguía objetos con los ojos, se sentaba, todo lo que el neurólogo afirmó que no podría hacer cuando despetara. Inició terapias respiratorias y el 28 de octubre nos dieron de alta.
Paso casi un año de su recuperación fuera de Bogotá por prescripción médica, era una niña feliz rodeada del amor de toda su familia, aprendió a gatear con el tiempo y a caminar, hablaba claro desde entonces, reconocía colores, números, objetos y juguetes todos por su nombre, el sonido de varios animales y su nombre, su desarrollo fue exponencial y fantástico. Seguíamos en constante comunicación con la Madre quien nunca perdió de vista su evolución, (incluso en una ocasión al micrófono después de dar su testimonio Isabella imitó los sonidos de varios animales y reconoció varios colores cuando la Madre le preguntab).

Pasado el tiempo y con el visto bueno de los médicos regresa a Bogotá donde continua su evolución, a sus tres años decidimos que era tiempo de iniciar con su educación y la inscribimos en el pre-escolar bilingüe CHENANO institución que la acogió con un amor y calor inigualable a pesar de su tamaño, era la más pequeña, pero una de las niñas más activas, no había baile que se perdiera, música era su clase favorita, todas las docentes la adoraban, ella era el alma de la fiesta, al igual que en casa tenia la habilidad de sanar con una sonrisa, repetía constantemente cuanto nos amaba, abrazar a los demás, sonreír y bailar era lo que más amaba hacer, su proceso en el jardín fue excelente al igual que sus calificaciones, lo único que le costaba trabajo era tomar con firmeza objetos o lápices grandes por el tamaño de sus manos, pero nunca se rindió, ella sabía que podía lograrlo. Constantemente le repetíamos que ella era un ser maravilloso, partícula divina, que las murallas se las coloca uno mismo, que podría llegar tan lejos como ella lo quisiera, aplicando las enseñanzas de la Madre, de educar a los niños mientras duermen.

Así transcurrió su último año de vacaciones, hasta el momento en que el 28 de octubre del 2013 se despide del planeta tierra a las 6:15 am, dejando una huella imborrable de amor. Al día siguiente mi mamá llega a la sede saurológica de la calle 13, con la grata sorpresa de encontrarse con la Madresita quien la recibe con un fuerte abrazo y le dice que ella ya lo sabía, que todo estaría bien, a las semanas fui a la sede de Teusaquillo durante un rito de las 5:00 p.m. Al terminar la Madre me recibió con sus ojos brillantes y un abrazo reconfortante, me dijo que me había pensado mucho, que ella sabía lo que pasaría, que Isabella ya había cumplido su misión.
De hecho desde el día de su partida hemos tenido la oportunidad de gozar de diferentes fenómenos, y momentos hermosos, por ejemplo: cuando se presenta la tromba marina en el momento de dejar sus restos en el mar (fenómeno que no ocurre muy a menudo, en donde el agua del mar sube como un pequeño tornado hacia las nubes). El pensamiento y sensación que llegó a mi corazón en ese instante era la idea de que ella ya se encontraba en la burbuja, con la gran sorpresa que el segundo día del curso de principiantes del 2014 al terminar la levitación la Madre me comenta que era un hecho que ella ya se encontraba en la burbuja y que fue muy rápido….. Mi reacción fue inmediata, llorar de felicidad y más aún al saber que yo lo sentía, que seguía conectada a ella, y ahora desde allí regalándonos su luz no solo a nosotros sino o toda la familia saurológica.
Vino de otro planeta y ahora nos acompaña como guardiana en la burbuja, dando cumplimiento a su misión: hacer que el ser humano entienda que bajo ningún motivo debe realizarse un aborto, y extender con hechos las enseñanzas de nuestra Maestra, que tenemos la fortuna de tener, como guía, aprovechar el conocimiento, tomar conciencia y dar un paso más en nuestra evolución física, mental y espiritual. Te amamos madre

No hay comentarios