Un hecho que cambiaría la historia de la Saurología «ADC», Antes de la Catedral, «DDC» Después de la Catedral

0
2661
Maestra Regina11 en la catedral

Nunca en la historia de nuestro país se había celebrado una misa en la Catedral Primada con una asistencia de público tres veces más que la visita del papa Pablo Vl.

Maestra Regina11 en la catedralAquel día sus estudiantes mandaron celebrar una misa, un poco atrasada, en honor de su cuadragésimo cumpleaños. Le comunicaron la noticia cuando se dirigía a la radio difusora, así que durante su programa hizo una breve observación para lamentar que no le hubieran avisado antes, puesto que tenía un compromiso que coincidía con la misa fijada para el lunes a mediodía. “Lástima que no me preguntaron primero”, dijo ella por el micrófono y continuó con su programa habitual.

La capital de Colombia quedó aturdida cuando se hicieron presentes más de ochenta mil  personas para asistir a la Misa de Regina. Unos veinte mil lograron entrar a la Catedral y los sesenta mil restantes se ubicaron en el atrio y en las gradas que da a la Plaza de Bolívar.

Después de celebrar la misa y repartir la comunión, monseñor Landínez pronunció las palabras “…podéis ir en paz”, mas nadie se movió.

Todos estaban esperando que sucediera otra cosa, querían que Regina pronunciara algunas palabras. Entonces ella subió al púlpito, les dio las gracias y se despidió. Cuando los de adentro comenzaron a salir del recinto los que estaban afuera empezaron a salir del recinto los que estaban afuera empezaron a luchar para entrar. La confusión  que se presentó fue rápidamente distorsionada por la prensa colombiana. Fotografías de Regina en el púlpito fueron difundidas por todos los rincones del mundo.

Maestra Regina11 en la catedralEn periódicos como el Tiempo, el Espectador salieron con enormes titulares: “ ESCÁNDALO EN LA CATEDRAL”, “BRUJA CELEBRA MISA EN LA CATEDRAL”,  y al día siguiente: “ EL CARDENAL CONDENA EL ESPECTÁCULO DE REGINA ONCE”, la televisión estatal  presentó entrevistas con la jerarquía de la iglesia católica en las que ésta exponía sus conceptos sobre cómo pudo ser posible que Regina “11” pudiera atraer tanta gente … tres veces más de los que asistieron a la misa celebrada por Su Santidad Paulo VI en esa misma Catedral en 1968. (METAFISICA 7 EN 1)

Tremenda sorpresa nos llevamos cuando no pudimos ingresar por la 7ª, dimos la vuelta y encontramos que desde el Palacio de San Carlos o Palacio Presidencial, estaba llena la calle, luego vimos cómo en la Plaza de Bolívar no cabía una sola persona y, al entrar a la catedral, monseñor Landínez me pidió que me subiera al púlpito porque no quería que me fuera hacer daño.

Obedecí la orden del presbítero y subí. Alguien recordó que allí había tres veces más personas que el día que el papa Pablo VI celebró la misa durante su visita a Colombia.

Ya en la Catedral y a los pocos minutos, mi esposo me pedía que le arreglara la cámara al periodista del periódico El Tiempo, Miguel A. Díaz, porque se le había dañado.

Al mirarlo le advertí a Danny que no lo haría porque su intención era totalmente diferente de lo que se estaba haciendo en ese lugar.

La catedral parecía un mar de gente, unos se pararon en el piso, otros en el lugar de genuflexión y los demás, encima de las bancas. Las columnas sudaban y los enfermos de todos los hospitales esperaban el momento en que yo impartiera mi magnetismo para su curación.

La plaza de Bolívar y hasta el Palacio de Comunicaciones o edificio Murillo Toro, se encontraban atestados sin que nadie pudiera dar un solo paso. Los medios de comunicación acudieron, pero la gran mayoría no logró entrar. Multitudes de todos los estratos sociales acudieron para recibir mis bendiciones, pero la gran mayoría no logro entrar.

Al encontrarme en el Púlpito la gente no miraba lo que hacía el prelado. Solo y con éxtasis seguían hasta el último de mis movimientos.

No hay comentarios

Dejar respuesta