Simplificando los misterios de la mente

0
1131
Fecha: Bogotá, archivo El Terrícola.
Directora: Regina Betancur

editor

Es mi interés muy especial el de seguirles ilustrando para que a medida que logramos el conocimiento de nuestro propio ser, tengamos la certeza de seguir adelante, y que los obstáculos que se presenten a la vera del camino, sirvan solo como peldaños para llegar a la cima de la montaña.

Ha gente que quiere aprender todo de un solo golpe y, al igual que un negocio requiere de un proceso para que pueda dar lo suficiente, así mismo el aprendizaje también tiene que llevar un proceso lento, pero seguro.

Mientras más inteligente es la persona, más paciencia tiene cuando de aprender se trata. Cuando a usted lo engendraron, tuvieron que esperar nueve meses y ahí, llegó el regalo de la vida.  Un niño que cumple el proceso en el vientre tiene menos dificultades en su crecimiento, pero aquel que nace de seis meses o siete, requiere de muchísimos cuidados y por lo tanto los gastos con él son superiores a los que se tienen con un niño normal.

Cuando va a una película y encuentra una tragedia, si alguien en la sala está llorando, toda la gente tiene deseos de llorar y en cambio cuando se trata de una película graciosa, encontrará que cuando alguien ríe, todo el público quiere reír.

Esto es debido a la contaminación de las auras. Y, por esto es de suma importancia saberlas controlar por medio de la corrida de las luces.

Si alguien en su hogar está de pelea, en lugar de correr usted a participar como moderador o juez, para luego salir enfurecido, lo mejor es que aprenda a correrles las luces a las personas enojadas y encontrará la verdadera magia en las facultades mentales.

Cuando su niño no quiera comer, no lo regañe ni lo castigue, lo mejor que puede hacer es correrle las luces y el niño aprenderá a comer satisfactoriamente.

Cuando el esposo llegue borrachito porque se entretuvo únicamente con el cantinero, lo mejor es no intervenir en su borrachera oralmente, sino corriéndole las luces.

Igual cuando vemos que dos personas están a punto de matarse, vale la pena correrles las luces aún a dos cuadras de distancia.

Correr las luces no es más que una forma de introducir nuestro pensamiento en las personas y con esa energía despojar a nuestro compañero de esa energía negativa que se está posando alrededor de su cabeza y que le hace todos los problemas.

Cuando usted tenga un negocio por hacer, córrale las luces a la persona con la cual va a efectuar la transacción y verá que aquella persona se vuelve más accesible y lógicamente llegarán a un acuerdo sin engaño alguno.

Para correr las luces, todo es sencillamente simple. Basta con que piense que va a correrle las luces a esta o aquella persona:

Mírela de frente en la cara, en forma totalmente disimulada y vire su cabeza hacia un lado, luego mire de nuevo la frente y vire su cabeza hacia el otro lado.

No importa si la persona está de perfil o de espalda, también en esa forma podemos correr las luces.

Esto, como dije anteriormente, no hace daño a nadie y sí en cambio cuando le corremos las luces a una persona estamos haciendo la acción de que la persona encaje completamente su energía dentro de su envase o cuerpo y en alguna forma va botando la parte negativa que la vuelve fastidiosa y con mala suerte.

Podemos correr las luces en una fotografía. Esta se coloca de frente, se le mira directamente y luego se vira la cabeza hacia un lado, mira de nuevo al frente de la fotografía y vira su cabeza hacia el otro lado. Permitiéndole a la persona que se encuentra lejos, un poco de descanso y una mejor comunicación con usted.

Con este proceso, es maravilloso correrles las luces a los rateros. Todos debemos  entender que cuando una persona roba, esto es signo de una enfermedad que se llama cleptomanía. Esta se cura mediante la corrida de luces.

Es tanta la energía negativa que se forma alrededor del aura de la persona que roba, que queda totalmente incapacitada para dejar las cosas en su punto, además de que está convencida que cuando roba, no es más que un héroe.

Cuando usted le corre las luces a un ratero, está haciéndole el mejor de todos los favores, pues al dejar este fastidioso vicio, se vuelve una persona sumamente espiritual y al tomar algo en sus manos, solo con el hecho de correrle las luces este suelta lo robado.

Cuando le corremos las luces a un perro o a otro animal cualquiera, sale inmediatamente con tanto temor que ni siquiera en coche lograremos alcanzarlo.

En cierta ocasión me vi precisada a entrar a una casa de familia en donde tenían dos perras bastante bravas. La dueña de la casa resolvió guardarlas mientras que yo entraba. Me pidió permiso mientras subía a su segundo piso por algo. Entre tanto, una de las perras se salió, me miró como una fiera y cuando le corrí las luces, el animal salió hacia atrás estrellándose contra la pared.

Mi amiga al escuchar esto salió despavorida escalas abajo y preguntó qué había sucedido.

Al explicarle, no podía creerlo, pidió que repitiera la acción y, ahí, fue ella la asustada.

Al correr las luces, no importa si estas se ven o no.

Pero es de mucha importancia que usted aprenda a ver las luces o sea que haga proyección en vivo, mientras aprende a larga distancia. La forma para hacer proyección en vivo o ver las luces es así:

Mire a la persona que está en la pared, mírela fijamente por algunos segundos, luego vire su cabeza a un punto fuera de la persona que está observando y quédese mirando fijamente hasta encontrar que su luz ha pasado.

Esto sucede porque usted es una de las cámaras fotográficas más poderosas que ha salido sobre la tierra. Usted está capacitada para filmar todos los acontecimientos habidos a su alrededor y esto con mucha distancia.

Cuando usted vira su cabeza, en cuestión de segundos su laboratorista se encuentra revelando la película y al pasar la mirada, ya está usted capacitado para proyectar lo antes fotografiado.

En un principio, su proyector solo muestra la forma del cuerpo o la cabeza de quien usted retrató, pero con el tiempo y la práctica, empezará a proyectar el negativo y luego no vacilará en pasar la figura  completa sin faltarle ningún detalle.

No olvide que cuanto es usted, se lo debe a su subconsciente que está trabajando para usted permanentemente y como usted es el amo, él, su subconsciente, está listo a obedecerle a ojos cerrados todo lo que le mande.

He colocado la palabra subconsciente en esta lección porque pienso tratar de él, de su conductor, de su perrito fiel, el que todo lo hace en aras del amor que siente por usted.

Volviendo a las luces, no olvide que es maravilloso arreglar al  mundo entero, porque todos tenemos ese tipo de aberraciones. Pero es muy rara la persona que pretende arreglarse a sí misma.

Cuando la persona se concientiza de que todas las faltas que hay se deben a sí misma, allí inicia un proceso ascendente sin fin. Es algo maravilloso, porque usted es todo, usted es el mundo y todo lo que existe, mientras usted no se dé la importancia necesaria, no podrá pensar en arreglar al mundo; “hay que barrer siempre de adentro hacia afuera”: tenemos que encontrarnos a nosotros mismos, y luego sí, buscar la forma de arreglar las cosas que sucedan a nuestro alrededor.

Al correrse la luces ante el espejo va a despejar su día y posiblemente los negocios se harán más efectivos y durará mucho más su felicidad.

Cuando nos corremos las luces, es una forma de quitar esa cinta negra que se ha formado alrededor de nuestra aura y que va carcomiendo nuestros sentidos.

Cuando podemos apreciar un aura pura y cristalina, entonces podemos decir que hemos triunfado.

Me contaba una señorita de unos 45 años de edad que nunca había tenido éxito con ningún hombre en su vida. Ella, según me cuenta, inició el proceso de correrse las luces en la mañana, luego se duchaba, volvía a correrse las luces, lo hacía al mediodía y también antes de acostarse.

Durante los dos primeros meses, nada nuevo hubo, pero a partir de ese tiempo, los hombres estaban desesperados por ella, llegó a su casa un señor del exterior, y se quedó como huésped y cuando se fue, le escribió pidiéndole que se casaran.

Ella estaba tan asustada, pues lo que no logró en 45 años, le sucedió en dos meses de correrse las luces, pero el cuento no se queda allí, me dice que tres hombres le pidieron que se casara, ella resolvió casarse con el inglés que hoy día la tiene como a una reina y me comenta que inclusive lo que siempre había soñado, el conocer diferentes países, lo estaba logrando. En su carta me confiesa que nunca había creído en mí, pero que “De pronto, tuve la paciencia necesaria, hasta que conseguí mi felicidad”.

También me cuenta un joven al que atracaron, que se encontraba destino a su casa, cuando de pronto, en una esquina, dos hombres con un cuchillo lo agarraron, él solo recordó someramente cómo se corrían las luces y los miró desprevenidamente, viró su cabeza hacia un lado y luego al otro y, como que en ese momento los hombres sintieron algo raro, porque fueron ellos los que salieron corriendo dejando el cuchillo y algunas prendas que le habían alcanzado a quitar.

Cuando una persona se encuentra en estado de embriaguez, es muy fácil correrle las luces con el fin de que pronto se recupere y posiblemente como es un estado de anormalidad en donde el hombre cambia totalmente su personalidad, viene el remedio de encajar las luces y alcanzar su completa curación.

El correr las luces se debe convertir en un hábito, porque al igual que el aire se necesita para que lleve oxígeno a nuestra sangre, así es necesario acabar con los malos hábitos y sobre todo con los malos humores.

Cuando hacemos una corrida de luces, esto se convierte en algo mucho más efectivo que un masaje o una inyección.

Cuando dictaba cursos en la Florida, Estados Unidos, la gente me contaban que por allí pasaba toda clase de gurúes, pero que solo cuando yo llegué con mi simpleza a enseñar cómo se corren las luces, tuvieron el verdadero éxito.

Yo personalmente he tenido infinidad de experiencias corriendo las luces y por consiguiente cuando cuento lo sucedido, algunas personas se niegan a creerlo.

Para mí el que lo crean o no, carece de importancia, lo que sí me incumbe, es que la gente que lo practica tenga un buen resultado y así poder utilizar los propios recursos mentales.

Así como ya aprendió a ver el aura, también la forma de correr las luces y además la proyección en vivo, vale la pena que también aprenda la forma de enviar mensajes mentales.

Esto es lo que el común de la gente llama telepatía.

Telepatía o mensajes mentales, es una forma de comunicación que existe de persona a persona  sin inmiscuirnos en la vida de los muertos. Y, aunque muchos van a reír por la frase antes dicha: la vida de los muertos, creo que en una de estas páginas un día hablaré de este tipo de vida.

Nuestra mente es todo poder y sabiduría, solo que con la civilización empezamos a tener en nuestra cabeza todo tipo de direcciones que a la vez son barreras impenetrables por las cuales la sociedad se achica.  En el momento en que aprendemos a comunicarnos mentalmente, tanto con los seres humanos como con los animales, nosotros tenemos un verdadero horizonte de sabiduría, de poder y comunicación.

Vamos a utilizar por lo menos un cinco por ciento de nuestros poderes como ejemplo de nuestra grandeza.

Los más grandes sabios y maestros que en el mundo han sido, utilizaron el diez por ciento. Si un día la humanidad aprende a utilizar siquiera el 50% estaremos salvados.

Poco a poco en mis aportes, usted aprenderá a escoger las prendas más delicadas para su estructura física que aunque muchos predican que esto es materia, ya les demostraré lo contrario.

Toda persona tiene momentos maravillosos e indulgentes, pero en su mayoría la gente no cuenta más que problemas que se van acumulando, y así como una cañería obstruida adquiere malos olores y un día tendrá que estallar, igual sucede con nuestros problemas.

Cada persona es un compuesto  de energía, energía negativa y energía positiva; esta energía muestra su poder a través de nuestras acciones.

Cuando hablamos, cuando dormimos, cuando comemos, al cantar, al reír o llorar, estamos actuando por medio de energía.

Su cuerpo tiene aproximadamente treinta trillones de células que componen su universo. Estas células han vivido eternamente. Pero de acuerdo a como se estructuren, forman inteligencia.

El ser humano tiene sus células estructuradas en tal forma que pudiéramos decir que en usted está el pozo más profundo de sabiduría. Usted, como dije anteriormente, representa el universo y tiene todas las capacidades de este.

Somos dueños de un día y una noche. El día es cuando vivimos y la noche sucede a nuestra muerte.

Entre tanto, un día se ha hecho para hacer todo tipo de grabaciones y también con el día podemos fotografiar todo lo que pasa a nuestro alrededor. Cuando una persona inicia el proceso de sueño, ya sea en el día o ya en la noche, pudiéramos decir que su película o filme se ha terminado y tiene que ir a su cuarto oscuro con el fin de revelar todo lo que filmara durante el día.

En la noche, cuando dormimos, sucede que nuestro subconsciente se encierra herméticamente durante dos horas. Allí revela parte de la película y a las dos horas, su espíritu prende una lucecita que lo capacita para cargar de nuevo la cámara o viajar a diferentes lugares del mundo mientras el consciente o amo, duerme.

Esto dura por espacio de dos horas aproximadamente, y es cuando la persona está propensa a aprender cuanta cosa le digan a su oído. Esto también lo trataremos en otro capítulo para que en esa forma aprenda a dialogar con sus hijos y también el método para aprender lenguas mientras duermen.

A las dos horas aproximadamente en que su espíritu está volando a través del espacio, vuelve a su cuarto oscuro y sigue revelando toda la película que le faltaba y a la vez inicia el proceso de fijación. Esto vuelve a tener una duración de dos horas y en las dos últimas horas, el subconsciente  tiene el trabajo de archivar todo dentro de su cuerpo.  Allí también tenemos la oportunidad de hablar con nuestros hijos y enseñarles cuanto deseemos que ellos aprendan.

Durante ese proceso, muchas veces el espíritu llega y con el grito de alguien o la cerrada fuerte de una puerta, o seguramente con el replicar de su teléfono, no puede penetrar completamente encajado en su cuerpo y es cuando se forma una desesperación en nuestro ser, cuando la persona amanece sin deseos de hablar o enferma.

De ahí que es tan importante en esta hora salir de su cama y buscar un espejo. Ante este espejo, usted va a observar la cara que está frente a usted.  No es más que el eco de su figura.

Esta preciosa cara, puede componerse en menos de lo que canta un gallo si aprende a correrle las luces.

Al correrse usted mismo las luces, permite que su cuerpo se mantenga sano, que la gente lo vea más simpático, que su magnetismo aumente y sobre todo que usted mismo pueda aguantarse.

Mire entonces su cara frente al espejo. No mire directamente a los ojos, simplemente mire el conjunto, luego, vire su cabeza a un lado, mire de nuevo de frente y luego vire al otro lado.

Encontrará que esto le dará más seguridad durante el día y sobre todo si está capacitado para hacerlo otra vez después de haber tomado una buena ducha de agua fría o caliente que también es de tanta importancia para su salud, tanto física como mental.

Continuaremos con nuestro tema de las luces y cómo aprender a controlar nuestra propia energía, sin perder mucho tiempo.

No hay comentarios

Dejar respuesta