11 de septiembre

0
1188
Amado Saurólogo: Hoy es 11 de septiembre.
Ayer hizo 15 años, yo viajaba de Colombia a Estados Unidos,
Mi residencia era en Apopka Florida. Hicimos escala en Miami y de allí abordé otro avión con destino a Orlando.
Casi siempre pido ke me den la ventanilla, mas para dormir ke para observar el panorama.
Recuerdo muy bien ese atardecer, de pronto miré por la ventana un rojo fuerte, observé hacia abajo y vi como unos edificios ardían, muchos carros lujosos también se prendían y la gente enlokecida  saltando de las ventanas.
A mi lado una hermosa mujer de unos 50  años, sus ojos azules como el cielo y cabello blanco.
Cuando vi esta tragedia, le hice el comentario y le pedí, ke se asomara por la ventanilla.
Sus ojos dulces y claros, me miraron con ternura y con sus delicadas manos me tomó las mías advirtiendo ke todo estaba bien, ke el avión se encontraba en perfectas condiciones y ke nuestro viaje culminaría sin ningún tropiezo.
Por supuesto, ella pensaba ke yo tenia miedo en el avión y trató de consolarme al verme temblando y con mis ojos sudorosos.
Al aterrizar, me sonrió y dulcemente se despidió sin entender lo ke yo había visto.
Fue para mí aterrador el momento en ke advertí la tragedia.
Casi no duermo, era insoportable recordar y, a eso de las 4 pude dormir hasta las 7 a.m.
Tomé mi baño, me empayasé  y bajé a preparar mi desayuno.
Frente a la cocina, había una salita y también un televisor ke miraba mientras cocinaba.
No recuerdo el programa, era, Buenos día América o Despierta América.
Como no daban ninguna noticia. me trankilicé, estaba desayunando, cuando una llamada entró al programa advirtiendo de la tragedia de las torres gemelas en New York.
No pude terminar el desayuno, otra vez la angustia invadió todo mi cuerpo. Kería culpar al mundo entero por no hacer nada cuando yo lo digo. (Era terrible mi angustia).
Hoy 11 a las 11 con Regina “11” pude hacer un rito para tratar de frenar los acontecimientos ke se vislumbran en nuestra muy amada Patria.
Hoy, cuando no cabía una aguja en nuestra sede de Bogotá, hicimos un trabajo especial, pero kedaron las dudas por la dureza de los momentos ke se avecinan tanto por la naturaleza, como por el ser humano.
El problema con los habitantes de calle, los impuestos ke cada día enlokecen al pueblo, el dilema con el plebiscito, el duelo entre el SI, y el NO, el terror con los atracos, la impotencia de los jueces, el problema de las cárceles ke mas bien parecen antros de enseñanza criminal, la deuda externa, la poca importancia ke se le da al campesino y a los indígenas kienes si saben amar y manejar la tierra sin contaminarla y, en fin, muchas cosas mas ke no me caben en cien páginas.
Amado Saurólogo: solo mi amor hacia tí, hace ke continúe con esta misión con el amparo de las fuerzas superiores y ke muy pronto se verán y nos ayudarán con su luz a no perder el norte y a seguir caminando todos unidos de la mano y portando la energía ke adkirimos en cada cambio.
Mantén el agua del río Jordán con tigo y no te dejes influenciar por seres perversos ke tratan de comprarte con esas 30 monedas de oro con la ke traicionaron al maestro Jesús, el divino Rabí.
Tú, amado mio,eres mi esperanza, mi fortaleza, mi ilusión.
Te amo…

firmas

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta