Rito del sol en la Laguna de Guatavita

Nuevamente, la residencia de alguna divinidad, o el santuario de abluciones, o la base de extraterrestres, la misteriosa Laguna de Guatavita, recibió la visita de la mentalista metafísica REGINA “11”, el 11 del undécimo mes de 1984, a las 11 de la mañana, con motivo del tradicional “Rito del Sol”.

0
394
Fecha: Bogotá, Diciembre 30 de 1984, edición: N. 16 EL Terrícola
Directora: Regina Betancur 

Nuevamente, la residencia de alguna divinidad, o el santuario de abluciones, o la base de extraterrestres, la misteriosa Laguna de Guatavita, recibió la visita de la mentalista metafísica REGINA “11”, el 11 del undécimo mes de 1984, a las 11 de la mañana, con motivo del tradicional “Rito del Sol”.

“Chiminigagua”, Dios de los Chibchas, creador del Sol llamado Zué, que significaba brillante, y la Luna llamada Chía, conjuntamente con el Cacique Guatavita, practicaban sus ceremonias rituarias en presencia de millones de indígenas en acto principal de cánticos y plegarias, en el gran baño del Cacique. (Puede interesarle también: Laguna de Guatavita)

Las veinticinco hectáreas con agua cristalina de solo 116 hectáreas  con vegetación típica de los páramos, a una altura de tres mil metros al nororiente de Bogotá, vio la llegada de 37 buses turísticos con 1.500 personas a bordo, dirigidos por Regina “11”. Personas de todas las edades, y  en representación de Medellín, Cali, Pereira, Pasto y Manizales, integraron con delegaciones de Panamá, el cordón magnético para crear el poder del mensaje y en rito saurológico, ofrendar a la naturaleza el poder que nos brinda para la superación física, mental y espiritual del ser humano. La energía que Regina “11” entrega en estos campos magnéticos de la tierra y la que adquiere los seguidores Reginistas, se convierte en cambio de evolución personal.

OTROS ARTÍCULOS:

Cayendo el día y rompiendo la tarde de aquel 11 de noviembre, el “gusano” de buses turísticos se preparó para su regreso, el cual emprendió hacia las cinco de la tarde cuando atrás quedaba nuevamente en espera de otra visita “ el baño del Cacique”, la Laguna de Guatavita, con sus fuerzas internas, sus aguas frescas, limpias y quietas que nunca se dañan y duermen profundamente guardando el enigma de las leyendas, para que alguien entienda los fenómenos y explique sus efectos a la luz de la inmensidad.

Regina “11”, es la única mujer colombiana capaz de explotar nuestro turismo nacional y explotarlo para los colombianos, entregando todo su conocimiento cultural e histórico que tienen nuestros sitios turísticos y que el gobierno por negligencia no ha descubierto ni aprovechado en su totalidad.

No hay comentarios

Dejar respuesta