Lecciones y teorías de Regina “11”

Tomado de “La Estrella de Panamá”, del domingo 29 de septiembre de 1985

0
1899

Imagen Pixabay

Fecha: Bogotá, agosto 15 de 1984, edición: N. 24 EL Terrícola
Directora: Regina Betancur 

Es mi interés muy especial el de seguirles ilustrando para que a medida que logramos el conocimiento de nuestro propio ser, tengamos la certeza de seguir adelante, y que los obstáculos que se presentan a la vera del camino, sirvan solo como peldaños para llegar a la cima de la montaña.

Hay gentes que quieren aprender todo de un solo golpe y, al igual que un negocio requiere de un proceso para que pueda dar lo suficiente, así mismo el aprendizaje también tiene que llevar un proceso lento pero seguro.

Mientras más inteligente es la persona, más paciencia tiene cuando de aprender se trata.

Cuando a usted lo engendraron, tuvieron que esperar nueve meses, y ahí llegó el regalo de la vida. Un niño que cumple el proceso en el vientre tiene menos dificultades en su crecimiento, pero aquél que nace de seis meses o siete, requiere de muchísimos cuidados y por lo tanto los gastos con él son superiores a los que se tienen con un niño normal.

(Puede interesarle también: Energía)

Cuando se va a ver una película y encuentra una tragedia, si alguien en la sala está llorando, todas las gentes tienen deseos de llorar y el cambio cuando se trata de una película graciosa, encontrará que cuando alguien ríe, todo el público quiere reír.

Esto es debido a la contaminación de las auras. Y, por esto es de suma importancia saberlas controlar por medio de la corrida de luces.

Si alguien en su hogar está de pelea, en lugar de correr usted a participar como moderador o juez, para luego salir enfurecido, lo mejor es que aprenda a correrles las luces a las personas enojadas y encontrará la verdadera magia en las facultades mentales.

Cuando el esposo llegue borrachito porque se entretuvo únicamente con el cantinero, lo mejor es no invertir en su borrachera oralmente, sino corriéndole las luces.

Igual cuando vemos que dos personas están a punto de matarse, vale la pena correrles las luces aún a dos cuadras de distancia.

OTROS ARTÍCULOS:

Correr las luces no es más que una forma de introducir nuestro pensamiento en las personas y con esa energía despojar a nuestro compañero de la energía negativa que se está posando alrededor de su cabeza y que el crea todos los problemas.

Cuando usted tenga un negocio por hacer, córrale las luces a la persona con la cual va a efectuar la transacción y verá que aquella persona se vuelve más accesible y lógicamente llegarán a un acuerdo sin engaño alguno.

Para correr las luces, todo es sencillamente simple. Basta con que piense que va a correrle las luces a esta o aquella persona.

Mírela de frente en la cara y en forma totalmente disimulada y vire su cabeza hacia un lado, luego mire de nuevo la frente y vire su cabeza hacia el otro lado.

No importa si la persona está de perfil o de espalda, también en esta forma podemos correr las luces.

Esto, como dije anteriormente, no hace daño a nadie y sí en cambio cuando le corremos las luces a una persona estamos haciendo que la persona encaje completamente su energía dentro de su envase o cuerpo y en alguna forma va botando la parte negativa que le vuelve fastidiosa y con mala suerte.

Podemos correr las luces en una fotografía. Esta se coloca de frente, se le mira directamente y luego se vira la cabeza hacia un lado; mira de nuevo al frente de la fotografía y vira su cabeza hacia el otro lado. Con esto le permite a la persona que se encuentra lejos, un poco de descanso y una mejor comunicación con usted.

(Le puede interesar también: ¡4 cosas curiosas que no sabías sobre la súper luna!)

Con este proceso, es maravilloso correrle las luces a los rateros. Todos debemos entender que cuando una persona roba, esto es signo de una enfermedad que se llama cleptomanía. Esta se cura mediante la corrida de las luces.

Es tanta la energía negativa que se forma alrededor del aura de la persona que roba, que queda totalmente incapacitada para dejar las cosas en su sitio; además que esta convencida de que cuando roba, no es más que un héroe.

Cuando usted le corre las luces a un ratero, está haciéndole el mejor de los favores, pues al dejar este fastidioso vicio, se vuelve una persona sumamente espiritual y al tomar algo en sus manos, sólo con el hecho de correrle las luces suelta lo robado.

Cuando le corremos las luces a un perro o a otro animal, este sale inmediatamente con tanto temor que ni siquiera en coche lograremos alcanzarlo.

En cierta ocasión me vi precisamente a entrar en una casa de familia en donde tenían dos perras bastante bravas.

La dueña de la casa resolvió encerrarlas mientras yo entraba. Me pidió permiso para subir al segundo piso por algo. Entre tanto, una de las perras se salió, me miro como una fiera y cuando yo le corrí las luces, el animal retrocedió estrellándose contra la pared.

Mi amiga, al escuchar el ruido, salió despavorida escaleras abajo y preguntó qué había sucedido.

(También puede interesarle: ¿De qué está compuesto el hombre?

Al explicarle, no podía creerlo, pidió que repitiera la acción y, ahí, fue ella la asustada.

Al correr las luces, no importa si estas se ven o no. Pero es de mucha importancia que usted aprenda a ver las luces o sea que haga proyección en vivo, mientras aprende a larga distancia. La forma para hacer proyección en vivo o ver las luces así:

Mire a la persona que está contra la pared; mírela fijamente por algunos segundos; luego vire su cabeza a un punto fuera de la persona que está observando y quédese mirando fijamente  hasta encontrar que su luz ha pasado.

Esto sucede porque usted es una de las cámaras fotográficas más poderosas que existen sobre la tierra. Usted está capacitado para filmar todos los acontecimientos ocurridos a su alrededor y también a mucha distancia. Cuando usted vire su cabeza, en cuestión de segundos su laboratorio se encuentra revelando la película y al pasar la mirada, ya está usted capacitado para proyectar lo antes fotografiado.

En un principio, su proyector solo muestra la forma del cuerpo o la cabeza de quien usted retrató, pero con el tiempo y la práctica, empezará a proyectar el negativo y luego no vacilará en pasar la figura completa sin faltarle ningún detalle.

No olvide que cuanto es usted, se lo debe a su subconsciente, que trabaja a su servicio permanentemente y como usted es el amo, él, subconsciente, está listo a obedecer a ojos cerrados todo lo que usted le mande.

OTROS SITIOS DE INTERÉS, NO OLVIDES VISTARLOS:

Al correrse usted mismo las luces, permite que su cuerpo se mantenga sano, que las gentes lo vean más simpático, que su magnetismo aumente y sobre todo que usted mismo pueda aguantarse.

Mírese al espejo. No mire directamente a los ojos, simplemente mire el conjunto de su rostro.

No hay comentarios

Dejar respuesta