La Mente

"Me gusta que cada persona que venga aquí aprenda a vivir las veinticuatro horas del día; va a ser una persona infinitamente feliz." Regina "11"

0
1565
Fecha: Bogotá, octubre de 1989, edición: N. 60 EL Terrícola
Directora: Regina Betancur 

La mente es un poder infinito, extraordinario; es algo tan grande que no se puede ver y ni siquiera en mil años podría usted estudiarle completamente.

La mente es como la energía eléctrica y sin embargo es más potente que ella. Yo podría abrir la mente en cuestión de segundos entregando algunas ondas y algunos mensajes a ustedes pero sería como abrir una caja fuerte con una bomba, al estallar la bomba se abre la caja pero ¿para qué queda sirviendo? Para nada. En cambio sí aprendemos la clave de la caja fuerte, a abrirla y cerrarla esta caja nos va a guardar nuestros tesoros por muchísimos siglos.

Así a la mente tenemos que aprender a abrirla poco a poco, si uno de ustedes tiene diez millones de pesos, y los trae para acá y los tira ahí, eso posiblemente va a deslumbrar a mucha gente y todos se van a volver histéricos y van a coger ese dinero y posiblemente hasta lo matan a usted y si no lo matan, va a quedar en una pobreza infame.

(Puede interesarle también: La vida y la muerte)

Asimismo es la mente si usted la abre totalmente, posiblemente le van a robar su energía y usted no va a quedar sirviendo para nada o va a enloquecer, necesitamos por eso abrir la mente lentamente. Yo empecé a abrirla desde los cinco años de edad y esta es la hora que no estoy desarrollada ni siquiera en un diez por ciento, entonces tengo que enseñar a las personas que vayan abriendo paso a paso su mente, que vayan adquiriendo estos grandes tesoros.

Me gusta que cada persona que venga aquí aprenda a vivir las veinticuatro horas del día; va a ser una persona infinitamente feliz.

No me gusta hacer proyectos para el futuro, me gusta hacer las cosas para el día, no me gusta vivir en otros planetas a pesar de poderme comunicar con ellos; sin embargo, me encanta tener los pies aquí en la tierra, porque en ella yo puedo ayudar a todos los que son verdaderamente hechos de la misma materia y energía de la que estoy hecha yo. Yo empiezo a transportarme a otros mundos, si empiezo a hacer otras cosas, mi mente va a flotar, simplemente voy a superarme en un sentido pero voy a dañarme en otro, mi deseo más grande es ayudarlos a todos ustedes.

Quiero que todos aprendan a dominar la mente, y sepan cómo enviar mensajes mentales porque si usted aprende a enviar mensajes mentales, aprende a comunicarse conmigo y al comunicarse conmigo lo está haciendo con miles de personas que tengo en el mundo con la energía cambiada.

(Puede interesarle: ¿Qué es el magnetismo?

En el momento que usted envía un mensaje mental automáticamente todas estas personas van a ayudarle a usted y por medio de esto voy a quedar comunicada con todos ustedes, pero no quiere eso decir que yo voy a hacer milagros, ni quiero decir que yo soy Dios, ni quiero decir que yo he caído de otro universo; ya les dije: Soy de aquí y no soy Dios, pero si soy parte de Él como lo son todos ustedes  y por eso todos somos una molécula de la grandeza de Dios y también somos molécula del demonio, puesto que somos parte negativa y positiva.



Sin embargo, como somos molécula vamos a aprender a trabajar únicamente la parte positiva porque todo en la vida tiene un arma de doble filo.

La mente muy poderosa porque tenemos dentro de ella a Dios y al demonio. Tenemos la parte positiva y negativa.

Sin embargo, vamos a cambiar la energía negativa, esto quiere decir que a partir de este momento usted va a ser totalmente positivo.

Debemos aportar nuestra parte positiva para construir un mundo maravilloso que forme parte de la armonía universal.

OTROS ARTÍCULOS:

Por:

Firma R11

 

No hay comentarios

Dejar respuesta