El Aceite Magnetizado

En México los científicos tomaron aceite de oliva magnetizado por Regina y, con un aparato conocido como Magnetomer o Gaussmeter, lograron comprobar la intensidad anormal del magnetismo que contenían.

0
872

Mis memorias de Danny Liska

En México los científicos tomaron aceite de oliva magnetizado por Regina y, con un aparato conocido como Magnetomer o Gaussmeter, lograron comprobar la intensidad anormal del magnetismo que contenían.

El Gaussmeter tiene su origen en la palabras “Gauss”, que viene de unidad de conducción magnética, símbolo (Gs), en el sistema C.G.S.

(Puede interesarle: El idioma del ocultismo y sus revelaciones cósmicas)

Aunque Regina siempre trata de mantener todo muy simplificado, creo que tenemos que desarrollar un vocabulario claro para facilitar que sus enseñanzas se vuelvan más intangibles. Por ejemplo: Uno puede hablar de magnetismo, fuerzas y líneas telúricas, pero cuando esas cosas son demostradas con el Magnetómetro se vuelven más convincentes. En el caso del experimento con aceite de oliva magnetizado, con el contador de Magnetómetro los científicos mexicanos demostraron una asombrosa diferencia entre el aceite normal y el que fue magnetizado por Regina.

Con este mismo aparato también se demostró que la foto de Regina, magnetizada por ella misma, tuvo una alta reacción al lado de la cara, mientras que la parte de atrás no tuvo ninguna.

(Puede interesarle: Regina responde)

PUBLICIDAD

Ha sido comprobado con el Gaussmeter que una piedra parada tiene campo electromagnético mucho más fuerte que una piedra reclinada.

Si seguimos esta clase de pensamiento, tarde o temprano encontramos que la doctrina Reginista es prima hermana de muchos términos esotéricos, y conceptos tanto religiosos como científicos. Por ejemplo el “panteísmo”, rechazado por el Cristianismo, abraza una doctrina que considera que todas las fuerzas, o manifestaciones, etc., de nuestro universo, son Dios.

(Disfrute también: Regina ¿Cuál es la diferencia entre un trance y un sueño vivo?

Nikola Tesla (1870-1943), el más brillante científico- metafísico de todas las épocas, fue rechazado por los historiadores y jamás se encuentra en el Diccionario de Ciencia publicado por Pingüino. Pero sí hubo otros menos ilustres de esta categoría cuyos trabajos son bien conocidos. Por ejemplo tenemos el caso de Wilhelm Reich quien descubrió la presencia de una energía en la atmósfera, la cual él denominó “orgone”. Pero parece que el orgone de Reich era nada más que otras palabras para el “éter”, cuya omnipresencia promovieron los físicos de la antigüedad al explicar la transmisión de ondas electromagnéticas. Reich logró demostrar que la gravedad universal no existe, y que las estrellas, el sol y todos los planetas están flotando en el océano del orgone (éter).

Luego Reich, quien murió en la cárcel, declaró que el orgone, el éter y Dios eran tres distintas palabras con el mismo sentido, lo cual hace que se manifieste como un verdadero panteísta.

(Puede interesarle: ¿Qué es el magnetismo?

Algo que Regina casi nunca menciona es que en su niñez ella tuvo bastante comunicación mental con Nikola Tesla, quien murió en 1943, cuando ella tenía 7 años. Yo creo que Tesla tuvo más influencia en el desarrollo de los poderes de Regina que su otro mentor, Angelo Roncalli, quien luego fue conocido como Juan XXIII.

Creo que los apuntes en “Las Memorias de Papá Liskita”, aunque terriblemente desorganizados, ofrecen muchas posibilidades para ampliar más las enseñanzas de Regina. Para mí la doctrina de Regina tiene una gran validez, pero se convierte todavía en algo más convincente cuando nos informamos mejor de los pensamientos y convicciones de los otros grandes parapsicólogos quienes, como Regina, no se dejaron calcificar la mente con el opio de la religión institucionalizada.

OTROS ARTÍCULOS:

No hay comentarios

Dejar respuesta