Para curar el cáncer

Antiguamente en Nebraska, los músicos acostumbraban a colocar los cascabeles de la culebra cascabel dentro de su violín, para así mejorar la tonalidad del instrumento.

0
1912

Imagen Archivo El Terrícola 

Mis Memorias Papá Liskita

Según dice el doctor Farfán de Cali, él ha visto casos asombrosos de pacientes en avanzado estado de cáncer que se han curado con solo comer carne de culebra cascabel. Al matar la serpiente, se cortan veinte centímetros de cada extremo, y se come la parte de la mitad, asada o en sancocho. Casi siempre el paciente se cura después de ingerir esta carne.

(Puede interesarle: ¿Qué pasó con Regina «11»?)

Durante la época de pobreza de su niñez, Regina siempre buscó oportunidades de comer en la casa de sus vecinos, especialmente en los días festivos o los viernes cuando la iglesia obligaba a todos sus feligreses a comer pescado. Existía una familia que comía culebras, pensando que había comprado pescado. Aunque Regina supo que era serpiente, también observó que era deliciosa. Pero resultó que el avivato vendedor de «mariscos» les hizo un favor: El padre de esta familia se curó, comiendo culebra, de una llaga que tenía en su pierna.

(Entérate de: Los derechos del niño)

Según Hernando Avilés, cuando una culebra cascabel da cría, ella empieza a molestar los pichones, obligándoles a pelear con ella. Si cualquiera de los pichoncitos no quiere pelear, ella lo mata y lo traga. Aparentemente, esta es la forma con la cual ella logra mantener su cría bien agresiva, y fiel en el comportamiento de su especie.

PUBLICIDAD

 

Hubo un caso en Dakota del Sur, Estados Unidos, donde se vendieron un elegante par de

 

 

Cosas de culebras cascabel

 

 

Imagen Pixabay

OTROS ARTÍCULOS:

Botas de vaquero, un poquito usadas, pero nadie se pudo quedar con ellas porque, al colocárselas, los pies y piernas siempre se hinchaban terriblemente. Al averiguar, cayeron en cuenta que el dueño inicial se encontraba caminando un día en su potrero cuando de pronto un cascabel mordió sus botas. Aunque las botas protegieron al señor, el veneno penetró el cuero; éste se filtraba poco a poco dentro de la piel de las personas que calzaban las botas, causando la hinchazón.

(Disfrute: Energía)

No hay comentarios

Dejar respuesta