Acabando con las cucarachas, hormigas y las babosas

Aquí hay otros tres métodos, muy eficaces, para que desaparezcan los caracoles y las babosas.

0
1804

Imagen Pixabay 

Mis Memorias Papá Liskita

Se puede acabar con las cucarachas moliendo la pepa de guanábana o cualesquiera de las anonacias, como la chirimoya o el anón, y regando el polvo en los sitios frecuentados por estos insectos.

Para acabar con las hormigas, se muele el fríjol blanco y se les echa el polvo.

Le puede interesar: La fuerza mandálica

También se puede acabar con las babosas haciendo un té de ajenjo y echándolo en el lugar que se encuentran.

Igualmente sirve el colocar por la noche las cáscaras de la naranja exprimidas, boca abajo, donde hay la plaga de babosas. En la mañana todas las babosas se encuentran atrapadas en las cáscaras. Este método se usa mucho en las siembras de verduras en Santander.

Aprende a: Curando los orzuelos

Aquí hay otros tres métodos, muy eficaces, para que desaparezcan los caracoles y las babosas.

Primero: Al anochecer se ponen montoncitos de salvado en los sitios que quieran proteger; y, por la noche ya tarde o al amanecer, se encuentran llenos de caracoles, los cuales pueden utilizarse para alimentar a las gallinas.

PUBLICIDAD

Segundo: Puede emplearse también hojas de lechuga engrasadas, que para estos moluscos son su verdadero festín.

Tercero: Mejor que todos los procedimientos antes dichos son los cáscaras de melón. Estas se colocan en el suelo, de techo en techo y los caracoles tanto como las babosas acuden a ellas poco a poco y empiezan a comer, dando tiempo de sobra para que al amanecer puedan recogerse.

OTROS ARTÍCULOS:

No hay comentarios

Dejar respuesta