Palabras de homenaje a la madre y maestra Regina “11” en sus 80 años – 16 de dic./1936 – 16 de dic./2016

1
735

Por: Maestro Kengíper

Medellín, 17 de diciembre de 2016

“Por sus frutos la conoceréis”, “no puede un árbol malo dar frutos buenos, pero tampoco un árbol bueno dar frutos malos”.

 Hoy nos hemos reunido en este maravilloso recinto de la sabiduría para homenajear y hacer un merecido reconocimiento al árbol más fructífero que en los últimos tiempos haya sido plantado sobre la tierra y del cual nos hemos alimentado un sinnúmero de seres humanos; alimento con el cual hemos podido resistir los embates de la pobreza, la enfermedad, las amarguras, las tristezas y desamores causados por nosotros mismos y que por no saber administrar nuestra mente y canalizar nuestra energía, hemos comedido los errores más garrafales que nos han podido ubicar en el borde del abismo, pero usted, ¡oh Madre!, como auténtica maestra, que libera a sus discípulos de la esclavitud de la ignorancia y como madre amorosa entregada a la protección y cuidado de sus hijos nos ha salvado de caer en dicho abismo y proyectándonos hacia la divinización ha transformado positivamente nuestras vidas.

Puede interesarle: ¡Madre Regina Ayúdala!

Treinta y cuatro años de formación y preparación, más cuarenta y seis años en su vida pública sirviendo a la humanidad, día y noche, sin descanso, son suficientes para que a los ochenta su balance le arroje los más exuberantes y mejores resultados.

Madre y maestra: Usted es símbolo de la UNIÓN, siempre nos ha recalcado la unión (CIDLÚN, MUR, MUM, SAUR). Universal quiere decir que es aplicable a todos los países del mundo, a todos los tiempos, a todas las personas y a todas las cosas.

 Descubra: La espera de un hijo…

Un cero, dos ceros, tres ceros, pero separados aparentemente carecen de valor, pero hoy con sus ochenta se produce la unión y adquieren un gran significado. Dos ceros se unen para formar el ocho y este número nos habla de la organización, nos habla de la perseverancia y nos habla del control de la energía, encarnadas en usted para producir logros materiales y espirituales.

El cero en la parte superior del ocho, representa el poder de la realización, la abundancia, y la fuerza creadora en el mundo mental y espiritual; mientras el cero en la base inferior del ocho representa la abundancia material. Hoy podemos ver y apreciar algunas de sus creaciones.

PUBLICIDAD

 Investigando algunos expertos del tarot, dicen que el arcano del número ocho representa la justicia, el mundo objetivo, el equilibrio de las energías que, en usted, ha sido la estrategia clave y necesaria para que nuestros talentos y dones produzcan eficientemente. El número ocho también nos enseña a descubrir nuestras capacidades y aquellos talentos que sirven para transformar la Tierra. De ello cada saurólogo puede dar crédito, de lo que usted ha hecho en nuestras vidas, y lo que nosotros hemos hecho por nosotros mismos, por la Tierra y por nuestros semejantes cuando practicamos sus enseñanzas.

OTROS ARTÍCULOS:

Gracias madre por darme entre muchos otros, el gran poder de hacer cambios de energía, y usted lo ha plasmado en su maravillosa obra escrita, Metafísica 7 en Uno (pág. 223): “Mi herencia consiste en entregarle su verdadero tesoro; enseñarle cómo utilizarlo sin perderlo, que cada vez que lo utilice, venga con grandes intereses y que toda su vida sea solo de prosperidad”.

El número ocho también representa el estatus social y usted madre y maestra, con sus espléndidas y maravillosas enseñanzas, con su vida ejemplar y su tesón elevó de una manera asombrosa y dignificante el estatus de sus hijos y discípulos.

Le puede interesar: Jisko; fuente de sanación

El tercer cero se une para acompañar al ocho formando así el ochenta, para potencializarlo, lo magnifica y lo amplifica; se potencializa con la protección y la conciencia divina del número cero.

Dicen los estudiosos de la numerología que el ochenta se considera el número más alto femenino; sus atributos son los de dar y recibir y usted se ha dado íntegra a la humanidad. El ochenta simboliza el principio de la dominación, el control y el logro (dominio, control y el logro de su mente poderosa). Es la ejecutiva que toma decisiones.

OTROS ARTÍCULOS:

 El ochenta es número de la líder natural. La que siempre utiliza el poder para el mayor bien de la humanidad. La fuerza, la voluntad y el esfuerzo son la energía del ochenta y el objetivo final es el dominio de todos los niveles y planos del ser.

 Ve el panorama desde una perspectiva superior; usted con sus ochenta ve la vida de una manera práctica y da uso acertado del discernimiento; la vibración del ochenta tiene mucho que dar al mundo ya que es una influencia estable, eficiente y confiable y es lo que todos sus hijos como ovejas sin pastor estábamos buscando, estábamos necesitando y cuando la encontramos fue lo que recibimos de una madre infinitamente amorosa como usted. La llena de gracia, la llena de amor. Y cual mariposas, sus ideas y huellas vuelan libres por el mundo y por el infinito universo.

PUBLICIDAD

La diligencia del ochenta trabaja sin descanso por una causa que creen y les gusta ver los resultados de sus energías: Aquí Madre está su obra, aquí están sus frutos: La dignificación del ser humano, la isla descontaminada que usted formó, la tabla de salvación para el mundo entero.

Maestro Kengíper

Compartir
Artículo anteriorMal de Ojo
Artículo siguientePara curar la anemia

1 Comentario

  1. De la primera a la última letra fui descrita; con suspiros y aguados ojos sentí la propia lectura de mi vida, desde que me diste a luz Regina “11”, Espiritual maestra mía. ^_^ <3

Dejar respuesta