Regina, astronautas y Ovni

"Lo que ellos quieren más que cualquier otra cosa", declara Regina, "es unir el universo. Están muy ansiosos de establecer comunicación con quienes estén en capacidad de asimilar lo que ellos pueden ofrecer"

0
905

Imagen archivo El Terrícola.

Mis Memorias Papá Liskita – Por: Danny Liska, escrito en marzo de 1980

Muchas veces he pensado que sería mucho mejor si yo pudiera limitar mis escritos a narraciones sobre lo que he experimentado por mí mismo, y evitar temas que requieren otras fuentes de información. Cuando se recurre a material de segunda mano, el lector no puede sino preguntarse dónde terminan los datos y empieza la imaginación. Como pertenezco a esa mayoría que nunca ha visto de cerca hombrecitos verdes o un ovni, siempre hice lo posible por no escribir sobre esos temas hasta 1975, fecha en que comencé a editar y publicar un tabloide llamado “Regina 11”. El texto era en español, y se publica principalmente con el objetivo de infirmar al público colombiano sobre el significado verdadero del pensamiento y las actividades de mi esposa. Regina afirma haber visto los OVNI en acción, y algunas de las cosas que me ha contado han resultado ser tan asombrosamente exactas que decidí acercarme a este fenómeno por medio de una serie de artículos que escribí bajo el seudónimo de “Jack Einsberg”. La serie , titulada “Mentalista colombiana magnetiza campo para hacer aterrizar OVNI” , apareció en los número 11 y 12 de mayo de 1975. Luego, por falta de tiempo, dinero y ayuda competente, la revista cayó en un estado de estancamiento de la que salió a flote espasmódicamente en febrero, octubre y noviembre de 1977; también se publicó otra vez el 16 de diciembre de 1979.

Le puede interesar: Regina ¿Cuál es la diferencia entre un trance y un sueño vivo?

Escondido detrás de Jack Einsberg, declaré con firmeza que las mutilaciones de ganado estaban relacionadas con los OVNI. En el primer párrafo de la serie citaba a Regina: “Se necesita ser muy estúpido para mirar un firmamento lleno de estrellas, y luego insistir en que allá arriba no hay vida”, declara la esposa de Danny Liska, oriundo de Nebraska.

Luego, ciñéndome estrictamente a conversaciones grabadas que tuve con Regina, en las cuales me contó en gran detalle lo que había visto durante sus viajes astrales; escribí:

Descubra: La vida y la muerte 

Regina Liska sostiene que en varias ocasiones su espíritu-mente ha visitado otros planetas, y ha visto que existe vida parecida a la nuestras en otras partes del universo. “Cada planeta tiene su propia y exclusiva vibración de energía y olor característico, y no hay dos iguales”, explica Regina. “Hay seres humamos muy inteligentes que habitan en muchos de los planetas que vi”. Después de confesar esto, agrega: “Pero la dura experiencia me enseñó que uno no puede acercársele a cualquier persona y entablar una discusión sobre ese tema. A muchos individuos no les gusta hablar de algo que no comprenden y se niegan a considerar conceptos que no encajan dentro de los moldes de pensamientos establecidos. Si usted habla de platillos voladores, muchos de sus amigos le escucharán lo que tenga que decir – y luego evitarán encontrarse con usted. Muy pronto habrán echado a rodar el chisme de que usted es un excéntrico; luego, de que está medio loco.

PUBLICIDAD

“A mi primer esposo tampoco le gustaba hablar de estas cosas”, confiesa Regina. “Así que no dije nada cuando, en febrero de 1961. vi a los rusos lanzar a un hombre y una mujer al espacio. Como no salió nada sobre esto en los periódicos, diariamente to mantenía mi mente fija en ellos a medida que entraban en órbita alrededor del mundo. La mujer tenía cabellos negros, era simpática y como de unos 38 años de edad. La admiraba mucho. Su compañero especial tenía aproximadamente 45 años. Le dieron la vuelta a la Tierra durante una semana y mantuvieron contacto radial regular con su base soviética. Todo funcionaba a la perfección en su cápsula, hasta que un día una gran nave espacial, brillando con luces azules y verdes, se le pudo al lado. Sus tripulantes eran de otro planeta y mucho más altos que los seres humanos ordinarios. Entonces una tubular sección telescópica salió de la nave y, al igual que una gran copa de succión, se conecto sobre escotilla de escape de la cápsula soviética. Sin ofrecer resistencia, la pareja rusa dejó su cápsula y entró a la nave especial. En cuestión de segundos, ésta se desacopló y arrancó con una incomprensible velocidad.

OTROS ARTÍCULOS:

“Después de eso, estuve periódicamente vigilando la cápsula soviética y cada vez que la veía estaba vacía… con la escotilla abierta. Creo que aún hoy día sigue en órbita alrededor de la tierra”

Regina sostiene que varios años después de este rapto espacial, ella fue testigo mental de la captura espacial de un avión lleno de pasajeros. “Yo estaba totalmente despierta, buscando con mi mente una fórmula para curar la prolongada enfermedad de una vecina, cuando de repente enfocó a una enorme nave espacial acercándose a un avión comercial, de cuatro motores de hélice, en pleno vuelo. Cuando se acercó al avión, una sección entera de la nave especial empezó a deslizarse, abriendo y exponiendo un gran cobertizo, del tamaño de uno de esos hangares donde se repara los aviones. Los pilotos cósmicos controlaban la nave desde un compartimiento herméticamente cerrado, y maniobraron a un lado del avión, paralizando sus motores. Una gran fuerza magnética atrajo el avión, el cual entró, sin daño e intacto, por la abertura. Las hélices dejaron de girar, la puerta se cerró y la nave espacial se perdió de vista”.

Descubra: Yo, hago trances 

Regina confiesa que lo que ella presenció sucedió tan rápido que la dejó sorprendida y confusa . Como tenía algunas reservas respecto a la exactitud de lo que había visto, esa noche entró en trance para averiguar el asunto. Les dio vuelta a los botones que sincronizaban el tiempo, y reconstruyó de nuevo el incidente. Con esto, se convenció más allá de toda la duda, pero no pudo determinar a dónde la nave especial se fue con su carga cautiva. “Se movía más rápido de lo que podía seguir mi mente”, explica ella. “Volaba más rápido que la velocidad del pensamiento”.

Regina “11” insiste en que los viajeros espaciales que ha visto están realmente interesados en propagar sabiduría positiva y constructiva a través del universo. También está convencida de que no desean causar daño a los seres humanos ni crear histeria colectiva a o perturbar culturas y sociedades establecidas. 

Entérese de: La fuerza Mandálica

Están fascinados y asombrados por la variedad de animales que existen en la tierra. Regina hace hincapié en que los viajeros espaciales han alcanzado un alto grado de inteligencia están motivados por valores espirituales tan avanzados que su nivel de pensamiento es inconcebible para las mentes materialistas de los humanos.

PUBLICIDAD

“Lo que ellos quieren más que cualquier otra cosa”, declara Regina, “es unir el universo. Están muy ansiosos de establecer comunicación con quienes estén en capacidad de asimilar lo que ellos pueden ofrecer. Mientras nosotros no alcancemos un superior grado mental y espiritual, hay poca esperanza de que los hombres de la tierra puedan unirse y desempeñarse un papel activo en el desarrollo pacífico del universo. Muchas veces en el pasado los seres del espacio han visitado la tierra y han tratado de impartir su conocimiento a los hombres capaces de comprensión. Pero la historia de la humanidad registra una y otra vez que un profeta que sabe y dice demasiado – invita a su propia destrucción”

OTROS ARTÍCULOS:

Regina considera que nuestra obsesión por encontrar explicaciones lógicas y científicas para los fenómenos paranormales es el mayor obstáculo de la evolución mental. Al intentar ridiculizar todo lo que es inaccesible desde un punto de vista científico, los hombres de ciencia han retardado nuestro progreso. Cada vez que un informe válido de los OVNI llega a la atención del público, los científicos ofrecen explicaciones racionales o tratan de sugerir que tales incidentes fueron alucinaciones o invenciones de individuos que deliberadamente buscaban publicidad.

Actualicese: ¿Qué pasó con Regina “11”?

“Einstein era muy consciente de las limitaciones del punto de vista científico”, declara Regina.  “Nos recordaba que, al conducir un experimento, si un científico permite que sus observaciones sean censuradas por la razón – es inevitable que sus conclusiones se basen en la lógica y no en observaciones”. Regina ha observado que siempre la lógica está limitada por la razón.  Por consiguiente, la lógica no puede aventurarse más allá de lo conocido. Ella recalca que los vacíos en la inteligencia humana se deben a aquellos que tratan de penetrar lo desconocido con un punto de vista científico. Ve que al ceñirse al hecho “comprobable” y a la respuesta computarizada, el científico moderno está muy limitado. Considera que la ciencia material debe reformarse, exponiéndose a la ciencia espiritual. De la misma manera en que un peral no puede ofrecer manzanas, la ciencia material, siendo tan limitada, no puede entregar más de lo que es capaz de producir. Pero el día que el científico  aprenda a evaluar el espíritu humano, habrá encontrado la clave del conocimiento limitado. El mundo está en grave necesidades del científico espiritual. La mente y el espíritu son uno solo. La mente humana está capacitada para razonar y es energía; es infinita, pues sus únicas limitaciones son las que el hombre le impone. Tratar de definir las fronteras de la mente es intentar delinear las fronteras del infinito.

Le puede interesar: Los “secretos” y fórmulas de Don Eliseo

Regina cree que, con siglos de intentos infructuosos de establecer relaciones amistosas y permanentes con el planeta tierra, la paciencia del viajeros especiales se ha agotado. “Pienso que ellos han venido a considerarnos como el niño problemático del universo”, declara, y explica que nuestra capacidad innata de generar hostilidades han frustrados y dejado perplejos, en forma constante, a los seres del espacio que están motivados espiritualmente. Sería natural, cree Regina, que los viajeros espaciales quisieran adquirir algunos especímenes vivientes de seres humanos para poder estudiar más de cerca nuestras peculiaridades, y así encontrar algún indico de la manera como pueden aterrizar con éxito, acercarse y comunicarse con nosotros de un clima tranquilo y pacífico. 

PUBLICIDAD

Por medio del estado de trance, Regina ha retrocedido las páginas del tiempo, y visto cómo los antiguos egipcios establecieron relaciones amistosas con seres de otros mundos; ha visto cómo Jesucristo se comunicó con seres especiales durante su permanencia en el monte Sinaí, y cómo 10.000 Mayas se ponían  de pie en un círculo y se tomaban de las manos para generar magnetismo, con el cual lograban atraer aterrizajes de naves espaciales.

Regina sostiene que el amistoso Papa Juan XXIII tenía bastante conocimiento de las ciencias ocultas, y que inició un largo proceso de reacción con energía magnética mediante el cual se podrían atraer viajeros espaciales a un área específica. Está convencida que este Pontífice usó los poderes ocultos del papado para atraer viajeros espaciales a los terrenos del Vaticano.

Disfrute del: Poema a Colombia

Regina dice que ha tenido contacto con un planeta que está interesado en enviar sus mejores cerebros para ayudar a la Tierra a encontrar la solución a nuestros problemas. Por muchos años este planeta lejano ha estado enviando discos voladores, no tripulados y con equipo sensorial, para examinar la tierra en busca de campos magnéticos donde las vibraciones humanas sean compatibles con la mentalidad e intenciones de los extraterrestres. Cuando su artefacto detecta un área premisoria. se despachan otros artefactos pequeños y luminosos, no tripulados, que durante meses o aún años efectúan una super vigilancia y confrontación para cerciorarse de que los habitantes de esa área están suficientemente preparados para recibir un aterrizaje de una de sus naves espaciales tripuladas. Regina considera que las remotas colinas del rancho de su esposo constituyen un área de aterrizaje natural e ideal, donde sería fácil contener la publicidad y el caos que inevitablemente se producirán cuandose inicie una nuera era en la historia de la humanidad.

OTROS ARTÍCULOS:

Desde su niñez Regina ha estudiado el poder del sonido. Ha aprendido que hay ciertos sonidos específicos  que curan las enfermedades humanas, y que hay algunos que pueden causar gran daño. Durante uno de sus experimentos de la niñez mató un gallo con su voz. Ha aprendido cuáles sonidos pueden atraer la lluvias las cuáles pueden dispersar las nubes de tormenta. Estudiando las abejas y otros insectos  ha determinado qué frecuencias de sonido anulan la fuerza de gravedad y facilitan la levitación. Aunque el enigma de las naves espaciales de otros planetas continuaba despertando su curiosidad. Hace varios años Regina resolvió que quería dedicar sus poderes mentales a ayudar a guiar y educar a los hombres aquí en la tierra. Prosiguió sus investigaciones en busca del origen de las enfermedades del hombre. las razones del comportamiento humano y también estudiaba los modos de presentar comprensibles interpretaciones de las infinitamente complejas leyes que determinan los varios estados de la existencia del hombre.

“En lugar de escudriñar mi mente para tratar de comprender lo que sucede allá arriba”, le dice Regina a este reportero, “estoy más interesada en encontrar las respuestas para los problemas que suceden aquí abajo”. Sonríe. “Yo no creo en tener iluminada la calle cuando hay sólo oscuridad en las casas” 

No hay comentarios

Dejar respuesta