El peligro de la relajación Mental

0
899

Incineraciones humanas suceden con más frecuencias dentro de Lamas Tibetanos, y Regina opina que muchos de estos casos se deben a que ellos se someten a meditaciones demasiado largas y profundas. Este ejercicio se vuelve todavía más peligroso cuando la persona lo hace sola.

Hace unos años, Regina enseñaba meditación en sus cursos  de Relación Mental, pero suspendió este ejercicio cuando cayó en cuenta cuando que los alumnos estaban haciéndolo mal, con plazos exageradamente largos. Ella explica que el espíritu, en la búsqueda de su interno “Yo”, a veces se mete demasiado profundo en la meditación. Durante la meditación se busca la luz interior y, al encontrarse con una llama, se vuelve demasiado fascinada con ella. De pronto la luz se vuelve más grande y más ancha y la persona se pone tan dichosa que se queda adicta  a la meditación. Al encontrar la luz, la persona piensa que está, mirando a Dios y se vuelve tan emocionado que la llama puede ígnear su cuerpo, incinerándolo. En casos como éstos, el éxtasis completo” durante el estado de Relajación total  es peligroso. Sin caer en cuenta, el humo puede empezar a salir de su  cuerpo. Es casi lo mismo el caso cuando una persona se queda tan fascinada con un bombillo de luz, se acerca demasiado – y se quema.

Regina explica que incineraciones de cuerpo total son muy raras; pero hay una infinidad de casos donde gente, especialmente misioneros y monjas, se dañan su cerebro con exceso de meditación. Practicada en exceso, la meditación quema los nervios cerebrales, dejando a la persona con cambios en la personalidad. Como consecuencia, dicha persona ve a la realidad en una forma distorsionada, y se vuelve demasiado inflexible en su forma de ser.

MIS MEMORIAS Número 10.  Página 13.

Por: Danny Liska

No hay comentarios

Dejar respuesta