El fatídico día que se encontraron el agua del rio Jordán y el Chorro de Quevedo

0
1860

Aunque existen varias versiones del sitio donde se fundó Santafé de Bogotá, el Chorro de Quevedo según los historiadores fue uno de los posibles sitios donde se colocó la primera piedra de la ciudad, aunque el lugar y la fecha no ha sido exacta aun. También se menciona que el zipa Muisca desde allí observaba toda la sabana de Bogotá.

Pero yendo más allá de lo normal un grupo de Maestros y Letas decidieron ir allí para realizar un levantamiento de espíritus pero, con tal sorpresa de fenómenos y sensaciones que el trabajo no ha concluido y deberán estar de regreso allí.

Por: Maestro Lagus.

El pasado 11 de marzo decidimos ir al Chorro de Quevedo porque es un lugar muy importante para Colombia especialmente para los bogotanos; organizamos este viaje el pasado 14 de abril de 2018  dónde fuimos 13 personas, todos con mucha emoción por tan bellísima misión, iniciamos el rito en la sede de la calle 13 y partimos hacia el centro de la ciudad, era un día muy frío y lluvioso, al llegar allá comenzamos a subir por el sendero de piedra y rodeado de casas coloniales, todos muy concentrados.

Cantando el fray Martin una canción muy especial para ritos como este, llegamos a la plazoleta la Concordia, había varios espectadores, sin precedentes iniciamos el majestuoso rito debajo de un árbol justamente ubicado en “cajellón de las brujas”. Qué felicidad sentimos al sentir conexión con la Maestra Regina”11″.

Durante el rito un fenómeno se presenta a la Maestra Amakrin, siente que la botella del agua del río Jordán se la rapan de la mano y un gran estallido suena al romperse en el piso; el rito fue muy denso por la energía tan pesada que sentimos todos los asistentes, bello pero algo inconformes porque sentimos que hizo falta algo para tener un exitoso rito, el incienso no prendió, las varas de incienso no se consumieron, al terminar el rito los espectadores se acercaban a preguntar quienes éramos.

Encontramos personas sumidas en el vicio, habitantes de la calle atónitos se acercaban pidiendo ser tocados por nosotros y poder tener unas gotas del agua bendita, nos tomamos unas fotos y un habitante de la calle muy feliz posó con el grupo.

(Puede interesarte: El encuentro con la muerte para darle vida en la montaña de “Manjuí”)

Al terminar el rito bajamos todos muy felices y al unísono dijimos tenemos que volver porque algo hizo falta. Ese mismo día la Madre manifiesta que el rito estuvo bien hecho pero que vio cosas muy fuertes, raras y complicadas, en la reunión de Letas le dice al maestro Lagus que fuimos muy guapos ir a ese lugar y que debemos volver, esto nos anima más a seguir con esta misión, por eso programamos nuevamente el rito para ir el sábado 26 de mayo de 2018 y salir de la sede de la calle 13 a las 7 am.

Qué gran sorpresa ver cómo 3 días después de haber realizado el rito en la plaza de la concordia en el Chorro de Quevedo, Bogotá se despierta con la noticia que un gran hueco aparece en este sitio causado por la lluvia  que ha caído en nuestra capital durante estos días el cual afectó  una construcción que se está haciendo en este lugar, quedando casas averiadas y sin agua. La pregunta es… ¿casualidad o causalidad?, nuestra mente no alcanza dimensionar el alcance de nuestra energía. Por eso esperamos que nos acompañen nuevamente a este maravilloso rito.

Haz click en el siguiente enlace para conocer la noticia del hundimiento en el Chorro de Quevedo.

El inmenso hueco que se abrió junto al Chorro de Quevedo

 

No hay comentarios

Dejar respuesta