Notas de la Maestra Regina “11”

Amado Saurólogo:

 

Ver un tigre comiendo su trozo de carne subido en un tejado, a unos guacamayos tratar de descansar en pareja, y a cada una de las aves tratando de conkistar a otra buscando la forma de introducirse a donde ella se encontraba, así perdieran las plumas por meterse en un pekeño agujero, aunque le costara la vida, fue bello el ejemplo ke esas aves nos dieron a todos los ke creemos ke separándonos de los seres amados, tenemos la solución.

Fue muy lindo entrar a ese monumental Taj Mahal, lugar espectacular e impresionante como me decía el pekeño gran Yexael, de solo 5 años de edad, ke recorrió todo el parke y ese bello edificio para luego servirme de guía.

Viajar en el tren panorámico para ver ese sensacional parke al ke mantienen impecable como el día en ke lo estrenamos, es una experiencia sin igual.

Cada rincón, cada planta, cada columna, y hasta las cosas más simples, son dignas de aplausos y admiración.

Pero, lo más espectacular era ver personas de 80 hasta 100 años caminando sin tregua. En la mañana soportando la lluvia y luego, en la tarde, aprovechando el sol y con una cara de satisfacción ke hacía contraste con la belleza del paisaje.

Ké bella experiencia, ké lindo sentir la unión de personas de todas las edades y todas y cada una de ellas sintiendo la dicha de conocer o reconocer estas bellas estructuras.

Los niños disfrutaban con los otros niños y los jóvenes veían algo ke jamás imaginaban ke existiera.

Es toda una enseñanza gracias al gran visionario capitán JAIME DUKE, ke se encontraba en todas y cada una de las partículas de esa bella edificación.

A él ke en sus inicios me invitó y a kien le prometí ayudarlo para levantar ese sueño, le digo ke he cumplido con la promesa llevando a veces 3000 personas, en otras 1500 y ayer 250. Creo ke es la mejor ayuda y en sus inicios cuando nadie llegaba al lugar, nosotros los saurólogos dejamos una energía imán, para ke fuera visitado sin descanso y, así se está haciendo.

La energía del capitán está allí, pero sus empleados y sus administradores, merecen un gran reconocimiento por no dejar ke las cosas se deterioren.

Gracias mi kerido saurólogo y gracias a todo el personal ke labora en el PARKE JAIME DUKE, por seguir las huellas del capitán y continuar con esa gran y bella misión.

Con mi amorrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr,

 

REGINA “11”

Bogotá, D. C. 29 de julio de 2018